Documento LTM9.650.025

Jurisprudencia

TEXTO

Rol Interno : O-534-2017 Rol Unico : 17-4-0028511-K
Tribunal : Juzgado de Letras del Trabajo de Antofagasta


   

 

  PROCEDIMIENTO: Aplicación General.

MATERIA: Ordinario.

DEMANDANTE: MARCELO ANDRÉS OSSANDÓN ROMÁN.

DEMANDADA: EMPRESA FORD STEEL CHILE.

RIT: O-534-2017

RUC: 17- 4-0028511-K

____________________________________________________/

Antofagasta, diez de agosto de dos mil diecisiete.

 PRIMERO: Que, comparece don Marcelo Andrés Ossandon Román, soldador, Rut. 17.937.121-9, con domicilio en calle Díaz Gana N° 1360, de la ciudad de Antofagasta, deduce demanda en procedimiento de aplicación general por accidente del trabajo y enfermedades profesionales, en contra de su actual empleador la empresa FORD STEEL CHILE INDUSTRIAL S.A., RUT N° 99. 508.040-0, persona jurídica del giro de montaje y construcción, representada por don CRISTIAN ANDRES RODRIGUEZ MARCHANT, gerente comercial, cédula nacional de identidad H° 8.617.743-9 ambos domiciliados, para estos efectos, en calle AUGUSTO LEGUIA SUR N°79 OFICINA 405, LAS CONDES, SANTIAGO, solicitando se condene al demandado al pago de $60.000.000 (sesenta millones de pesos) por el daño moral causado en base a las siguientes consideraciones de hecho y de derecho:

Precisa, que ingreso a trabajar a la empresa demandada el día 08 de agosto del año 2016 en calidad de soldador para realizar sus funciones en la sucursal que tiene la empresa en esta dudad, siendo la naturaleza de dicho contrato, a plazo fijo, que deviene en indefinido., indicando que su remuneración mensual total asciende a $854.500.

Su jornada de trabajo laboral era de lunes a viernes, en sistema de turno.

Alega que, con fecha 07 de septiembre del año 2016, alrededor de las 15:45 horas, sufrió un accidente al interior de la empresa FORD STELL , mientras se encontraba en labores de desmonte de las zapatas de una cadena (oruga), con el objeto de reparar y recuperar las zapatas desmontadas. Labor que realizaba junto a su compañero, don Pedro Carvajal, siendo presionados por el jefe de taller don Gonzalo Moya, para que el trabajo se realizara más rápido de lo habitual. Momento en el que de manera inesperada se produce la caída de la cadena de la oruga, cuyo peso es de aproximadamente 3 toneladas, impactando sobre su pie derecho y dejándole atracado e inmovilizado por aproximadamente 10 minutos. Siendo rescatado por un grupo de trabajadores externos a la empresa que se encontraban realizando trabajos dentro del taller, quienes lograron levantar la cadena y retirar su pie.

Luego es trasladado en ambulancia hasta el Instituto de Seguridad del Trabajo, permaneciendo alrededor de 3 horas, siendo luego trasladado al hospital militar donde es intervenido quirúrgicamente alrededor de las 20:30 horas, con el objeto de corregir las fracturas del segundo, tercero y cuarto dedo de su pie derecho, introduciendo unos fierros o clavos en cada uno de sus dedos afectados.

Posteriormente el día 09 de septiembre lo visito en el hospital militar el prevencionista de la empresa, don Juan Olmos, indicándole que debía firmar algunos documentos, los que en ese momento no pudo identificar perfectamente, señalándole posteriormente el Señor Olmos en una conversación telefónica que se trataba de la "ODI" (obligación de informar con respecto a los riesgos que atañe la tarea de Soldador) y en segundo lugar, del comprobante de recepción del Reglamento de Orden, Higiene y Seguridad, lo que supone deben tener una fecha anterior o coetánea al día del accidente.

 

Luego el día 17 de septiembre de 2016 es intervenido por segunda vez donde se le procede a amputar el tercer y cuarto dedo de su pie derecho, recibiendo el día 19 de septiembre, la visita de la psicóloga del IST, doña, Carolina Martínez, siendo trasladado a su hogar el día 23 de septiembre de 2016.

Desde esa fecha explica, ha comenzado un proceso de recuperación físico y sicológico, de largo aliento, atribuyendo como causa del accidente la existencia de una condición insegura de trabajo.

En efecto acusa que: No existían procedimientos ce trabajo de desmonte de zapatas de cadenas. No contaban con los elementos adecuados para desarrollar dicho trabajo. Falta de realización de charlas de seguridad e inducción, respecto de esta tarea. Falta de procedimiento de trabajo seguro en el desmonte y reparación de zapatas de una cadena. Falta de implementación de un sistema de seguridad que impidiera la caída imprevista de la cadena. Falta de control y supervisión, toca vez que en toda empresa sea grande o pequeña debe tener de un sistema de prevención de riesgos laborales, adecuados a sus características, sean estos generales o específicos para evaluar los riesgos y la continuidad de los mismos y Falta de evaluación para desarrolla- un trabajo libre de riesgo.

Luego de señalar las normas legales, que estima infringidas, señala que como secuela del accidente resultó con la amputación y pérdida del tercer y cuarto dedo del pie derecho, sumado a la artrosis del tobillo derecho y del dedo gordo de mi pie derecho, lo que no sólo le causa daño estético y afecta su autoestima, sino que le ha sumido en una depresión ya que ha cambiado su forma de vida, sin poder desarrollar actividades cotidianas que antes podía llevar a cabo, sin problemas, afectado su vida familiar, ya que depende de sus señora.-

Por lo que solicita se le indemnice el daño moral sufrido, en la suma de 60.000.000, o mayor o menor suma con intereses reajustes y costas.-

 

    SEGUNDO: Que, la demandada, no obstante encontrarse legalmente notificada, no contestó la demanda en la oportunidad prevista por el artículo 452 del Código del Trabajo, precluyendo por ello su derecho a pronunciarse sobre los hechos contenidos en la demanda, aceptándolos o negándolos en forma expresa y concreta como lo señala norma legal precitada, asimismo, llamadas las partes a conciliación, ésta no se produce.

TERCERO: Que, en la audiencia preparatoria, se fijó como hechos a probar: 1° Efectividad de haber sufrido el actor un accidente laboral el día 07 de Septiembre de 2016. Forma y circunstancias en que ello se produce y medidas adoptadas con posterioridad al accidente por parte de la demandada. 2° Efectividad de haber cumplido la demandada eficazmente con el derecho de protección que le asigna la ley. 3° Lesiones producidas y consecuencias del accidente sufrido. Efectividad de ser acreedor el demandante al monto de daño moral que se demanda.

 

CUARTO: Que en la audiencia de juicio, se incorporó por el actor, la documental ofrecida, esto es: - Anexo de contrato de trabajo celebrado entre las partes, de fechas 08 de septiembre de 2016. Liquidación de remuneraciones del actor, correspondiente al mes de agosto del año 2016. Epicrisis emitido por el Hospital Militar, de fecha 07 de septiembre de 2016. Documento denominado Evoluciones del paciente, emitido por el Instituto de Seguridad del Trabajo, del periodo 21 de septiembre de 2016 al 22 de diciembre de 2016. -Documentos denominados "Datos medico ambulatorio", emitidos por el Instituto de Seguridad del Trabajo, de fechas 20 y 25 de enero, 02, 13 y 21 de febrero, 02, 10, 20 y 28 de marzo y 05 de abril, todas de 2017. - Resonancia magnética de tobillo derecho, de fecha 14 de febrero de 2017, emitida por el medico radiólogo don Raúl Rojas. 3 Correos electrónicos, enviados por la Kinesióloga doña Jaqueline Perry al correo recepción.antof@ist.cl y al policlínico Antofagasta; de fechas 21 de febrero, 02 de marzo y 28 de marzo; todas del 2017, cuyo asunto señala "EVOLUCIÓN MARCELO OSSANDON". Informe Médico emitido por el médico traumatólogo del Instituto de Seguridad del Trabajo don Arnaldo Briceño, de fecha 11 de marzo de 2017. Certificado psicológico emitido por la psicóloga doña Daniela Arias Araya, de fecha 26 de abril de 2017. 3 Certificaciones kinésicas emitidas por la Kinesióloga doña Jacqueline Perry Castillo, de fechas 10 de febrero, 10 de marzo y 05 de mayo; todas de 2017. 3 certificaciones kinésicas emitidas por la Kinesióloga doña Jacqueline Perry Castillo, todas sin fecha.

Que, igualmente, ante la falta de comparecencia del representante del demandado, a prestar confesional y la no exhibición de los documentos consistentes en 1.- Reglamento de orden, higiene y seguridad de la empresa demandada. 2.- Comprobante de entrega de reglamento orden, higiene y seguridad de la empresa demandada, a don Marcelo Ossandon Román. 3.- La denuncia o notificación del accidente del trabajo que debió ser efectuada a la Inspección del Trabajo y a la Secretaría Regional Ministerial de salud de la ciudad de Antofagasta, respecto del accidente del trabajo grave sufrido por el demandante, don Marcelo Ossandon Román, Rut: 17.937.121-9, 4.- Charla de seguridad dictada al demandante el día 07 de septiembre de 2016, en que consten los riesgos asociados a su labor y las medidas de seguridad que debe adoptar con el objeto de no sufrir accidente laboral, se solicitó se hiciera efectivo los apercibimientos de los artículos 454 N° 3 y 453 N° 5 del Código del ramo.-

Además, prestó declaración la psicóloga doña Daniela Arias Araya, psicóloga, Rut: 15.501.716-3, quien previo juramento declara en audiencia de juicio, y cuyo contenido consta en el registro de audio, de la audiencia de juicio .-

Finalmente, como prueba innominada Se reproduce un disco compacto que contiene un audio de una conversación telefónica entre el demandante y don Juan Olmos, prevencionista de riesgos de la empresa demandada.-

 

QUINTO: Que, de los medios probatorios incorporados, ponderados según las normas de la sana critica, se acreditan suficientemente los extremos facticos y jurídicos invocados por el actor.

En efecto, el contrato y anexo contrato de trabajo de fecha 08.08 y 08.09.2016, firmado por ambas partes y no objetado, y la liquidación de sueldo incorporada dan cuanta de la existencia de relación laboral entre las partes, y el desempeño del actor como soldador.-

Respecto a la existencia del accidente laboral este ha sido suficientemente acreditado, por los antecedentes médicos incorporados en especial, la Epicrisis emitido por el Hospital Militar, de fecha 07 de septiembre de 2016. Documento denominado Evoluciones del paciente, emitido por el Instituto de Seguridad del Trabajo, del periodo 21 de septiembre de 2016 al 22 de diciembre de 2016 e Informe Médico emitido por el médico traumatólogo del Instituto de Seguridad del Trabajo don Arnaldo Briceño, de fecha 11 de marzo de 2017, en ello se relata y describe, el accidente sufrido por el actor, en que se expresa ¿Paciente de 25 años, que el día 07 de SEPTIEMBRE del año 2016 sufre un accidente de trabajo al estar retirando placas de cadena, donde la placa cede y cae en su pie derecho, es hospitalizado en Hospital Militar del Norte por ser un accidente grave y al ser de urgencia se realizan los siguientes procedimientos: amputación 3° y 4° ortejo y tratamiento de escara traumática dorso pie derecho. Se índica alta hospitalaria con fecha 28/09/2016 indicando reposo, marcha con 2 bastones, curación cada dos días. Inicia su kinesioterapia en diciembre del mismo año, evolucionando con incomodidad de dolor en la zona lesionada a nivel del tobillo, se indica mantener la terapia kinésica y plantilla para lograr rellenar el espacio que dejan los dos ortejos amputados (3° y 4° del pie derecho). En el mes de Enero del año 2017 evoluciona favorablemente tolerando bien la plantilla, iniciando pruebas con zapatos de seguridad, y se le aconseja bajar de peso para avanzar mejor en su mejoría. Refiere dolor a nivel de tobillo y a nivel de muñón de los ortejos 3° y 4°, cinco meses después de dicho accidente, por lo que se indica resonancia de tobillo que arroja los siguientes hallazgos: líquido articular en cantidad normal a nivel tibioastragalina y subastragalinas, ligamentos tibio peroneos, colaterales del tobillo, interóseos calcáneo astragalino y calcaneona vicular de grosor y señal normales seno y túnel del tarso sin evidencia de un procesos expansivo. Como variante anatómica se observa un proceso astragalino posterior prominente (destieda), tendón de Aquiles y fascia plantar sin alteraciones y tejido subcutáneo sin alteraciones evidentes. Se le explica al paciente la situación que la aparición del dolor posterior al accidente y anterior del tobillo, tiene un factor significativo en este proceso degenerativo astrósico previo a su lesión y que deberá cuidar en la mejoría con las indicaciones que se le han dado, pero que además necesitará tratamiento por sus sistema previsional.¿ De igual modo en cuanto a la ocurrencia del accidente laboral el Tribunal hará efectivo los apercibimientos establecidos en los artículos 454 N° 3 y 453 N° 5 del Código del ramo.-

Cabe hacer presente que, el hallazgo de una artrosis, en el pie lesionado, no es óbice para establecer la existencia el accidente del trabajo, toda vez que dicha afección podrá tener incidencia en la determinación de las secuelas y el tiempo en la prolongación del tratamiento médico, pero no en establecer la existencia del accidente.-

SEXTO: Que, asentada la ocurrencia del accidente laboral, surge como normativa legal aplicable a la cuestión debatida el artículo 184 del Código del Trabajo, norma de cuyo tenor literal se desprende que la obligación de diligencia y cuidado que la ley impone al empleador en la especie, es de mayor entidad, que la comúnmente exigida en los contratos bilaterales, pues no sólo es de cargo de aquel tomar todas las medidas de seguridad necesarias para proteger la vida y salud de sus trabajadores, sino que, además, debe hacerlo eficazmente. En consecuencia, atendido lo dispuesto en el ya citado artículo 184 del Código del Trabajo, correspondió a la empresa demandada acreditar que efectivamente tomó todas las medidas de seguridad que la naturaleza de las faenas ameritaba, para proteger eficazmente la vida y salud del dependiente don Marcelo Ossandon Román, en los términos y modalidades a que legalmente estaba obligado.

SEPTIMO: Que, al no rendirse prueba por la demandada, no ha podido demostrar, si tomó las medidas para evitar, eficazmente el accidente, incorporando el demandante, incluso un audio, que constituye a lo menos un indicio serio, que luego del accidente, la empresa intento regularizar la documentación que le era exigible, respecto al actor.

En este punto cabe, hacer presente que de igual modo el Tribunal, hará efectivo los apercibimientos establecidos en los artículos 454 N° 3 y 453 N° 5 del Código del ramo, en cuanto a que existía una falta de resguardos, máxime si la demandada, intento regularizar documentación, lo que incide en concluir que a la fecha no estaba en regla, sin exhibir de igual modo la DIAT a la que estaba obligado desde el momento mismo del accidente a efectuar, como tampoco plantear ninguna teoría alternativa, sobre la forma en que se produjo el mismo.-

OCTAVO: Que, atento a lo establecido precedentemente, no habiéndose acreditado suficientemente por la parte demandada que mantenga las medidas de seguridad y supervigilancia auténtica en cuanto a la forma como deba o haya de desarrollarse la actividad del actor, como debió hacerlo, corresponde concluir que, el accidente sufrido por trabajador, y el resultado dañoso producido a su salud, tuvo como causa inmediata y directa la omisión inaceptable de la demandada respecto a velar y supervigilar el estricto cumplimiento de la obligación que le impone el artículo 184 del Código del Trabajo.-

NOVENO: Que, respecto al daño moral, cuya concepción y aplicación como consecuencia de la responsabilidad extra contractual y contractual, muy particularmente esta última, se ha incrementado por la vía de la creación jurisprudencial, para concordar en que éste se identifica con los dolores y turbaciones psíquicas que derivan del quebranto padecido. Así nuestros tribunales han dicho que el daño moral es el dolor, la aflicción, el pesar en la víctima o en sus parientes más cercanos o aquel que consiste en el dolor psíquico y aún físico que se experimenta a raíz de un suceso determinado. Estos daños, en consecuencia, son aquéllos que se refieren al patrimonio espiritual, a los bienes inmateriales, tales como la salud, el honor, la libertad y otros análogos.

Que, sin embargo, otra cosa es el quantum de la indemnización por daño moral el cual, ciertamente, no es compensatorio, desde que no es objetivamente dimensionable, sino que debe ser sólo reparatorio, por lo que debe estar destinado a morigerar, disminuir o atenuar las consecuencias del mal sufrido, en consecuencia, en el caso en comento resulta evidente que el demandante, experimentó dolor y sufrimiento, como consecuencia de la amputación de sus dedos del pie, y tal como lo señala la testigo Daniela Arias Araya, profesional que efectúo la evaluación psicológica al actor, con el objeto de determinar la existencia del daño afectivo y moral producto del accidente sufrido y quien declaró en la audiencia de juicio, respecto de las atenciones dadas concluyendo que, el demandante sufre todos los signos de un estrés post traumático producto de la entidad de la lesión sufrida, y asimismo, tomando en consideración la edad del demandante, quien en la actualidad tiene 28 años, esto es, una edad en la que mayoritariamente las personas se encuentran es su etapa más productiva desde el punto de vista laboral, más fértil también en materia de planes y proyectos de vida, y por último y sin perder de vista el Tribunal que la indemnización que se procure por esta vía tiene por objeto reparar, aunque sea en parte, el daño moral experimentado por el actor, éste se estimará prudencialmente en la suma de $30.000.000 (treinta millones de pesos).

Cabe hacer presente que, en la estimación se considera que el demandante tiene una artrosis, la cual si bien, no es óbice para establecerla existencia del accidente, si incide en sus secuelas y tiempo de recuperación, situación que la sicóloga no pudo abordar ya que ignoraba la existencia de dicha enfermedad.-

DECIMO: Que, lo anterior, ratifica de igual modo, el uso de la facultad legal, comprendida en el artículo 453 N° 1 inciso 7° del Código del Trabajo, en relación al artículo 453 N° 3 inciso 2° del mismo cuerpo legal, por lo que se tienen como tácitamente admitidos por la demandada, los hechos contenidos en el libelo pretensor.-

DECIMO PRIMERO: Que, la prueba se apreció de conformidad a las reglas de la sana critica, y que la demás prueba documental, en nada alteran las conclusiones expresadas en los fundamentos anteriores.

Y visto lo dispuesto en los artículos 19 N° 1 de la Constitución Política de la República, 7, 184, 446 y siguientes del Código del Trabajo, artículo 66 bis de la Ley 16.744 y Decreto Supremo 76 del Ministerio del Trabajo, se declara:

I.- Que, SE ACOGE la demanda deducida, en cuanto se declara que el día 07 de septiembre de 2016, don Marcelo Andrés Ossandon Román prestaba servicios para la demandada FORD STEEL CHILE INDUSTRIAL S.A. cuando sufrió la amputación completa de 3° y 4° ortejo de pie derecho, accidente respecto del cual a la citada sociedad le asiste responsabilidad en razón de no haber cumplido con su obligación como lo dispone el artículo 184 del Código del Trabajo y, como consecuencia, deberá pagarle la suma de $30.000.000 (treinta millones)- por concepto de daño moral, con más el reajuste que prevé el artículo 63 del Código del Trabajo.

II.- Que, SE CONDENA a la demandada al pago de las costas de la causa, en razón de haber resultado totalmente vencida, a la suma de 3.000.000.

III.- Ejecutoriada esta sentencia, cúmplase lo dispuesto en ella, dentro de quinto día. En caso contrario, certifíquese dicha circunstancia y pasen los antecedentes a la sección de Cobranza Laboral y Previsional.

 Comuníquese, regístrese y archívese en su oportunidad.

RIT O-534-2017

RUC 17- 4-0028511-K

 

Dictada por don IVAN RODRIGO SANTIBAÑEZ TORRES, Juez Destinado del Juzgado de Letras del Trabajo de Antofagasta.

 

En Antofagasta a, diez de agosto de dos mil diecisiete, se notificó por el estado diario la resolución precedente y se remitieron los correos electrónicos a las partes.